miércoles, 19 de octubre de 2011

En tu voz

no puedo escribirte hoy

no sé donde sucumbe la noche
ni en que cuna despierta la mañana

no puedo escribirte hoy

no sé contra qué ventana
el sol me otorgará tu figura

imagino el pelo recogido
besando mi hombro izquierdo

un blanco en tu piel

pienso en tus pies pequeños
indefensos

en mi beso abrigador

en tu mano frágil

tus labios
manantial de pobres

vientre de arena

no puedo escribirte hoy

no sé hasta donde irá mi roce
ni lo erizada que pueda estar mi piel


no puedo escribirte hoy

no sé como colmar mi oscuridad
                                                con el día de tus ojos


imagino las yemas de mis dedos
                                                detenidas en tu brevedad

retumban los versos
                             en tu pubis de tul

no puedo escribirte hoy

no sé cuando mi mano

llenará de palabras tu voz

2 comentarios:

mariana dijo...

Si el cuerpo lleva la palabra
cuánto cuerpo quise decir y no dije,
cuánto pude evitar y hablé,
cuánto cuerpo me dijeron
que no entendí
que sobreentendí
a veces viejo o cansado
o mágico sin clave,
llevado por el viento,
sólo palabra

Pringas dijo...

Uy!!! Qué hermoso, Mariana. Me quedé sin palabras, ante la belleza de las tuyas. Piel erizada.
Un beso.