martes, 3 de noviembre de 2009

Cuando Muere un Niño





Cuando muere un niño
nos quitamos el corazón
del cuerpo
dejándolo vacío
y queremos regalárselo
para regresarlo
al bello huerto.

Cuando muere un niño,
se apaga el sol
y en total soledad
nos deja.
La luna en llanto
se derrama
y ya nunca nos refleja.

Cuando muere un niño
el futuro es un fracaso
y el porvenir lánguidamente
detiene el paso.

Cuando muere un niño
es más miseria la riqueza,
la tierra queda infértil
y las flores llorando
inclinan la cabeza.

Cuando muere un niño
un milagro es añorado
pero nos damos cuenta
que el reloj del Dios
se ha retrasado.

No hay comentarios: