martes, 15 de septiembre de 2015

Tragapetroleos

las balas no cesarán
así detengan la guerra

dan ganas de tragarse todas las aguas
de ese mar
que vomita inocentes a cada ola

los golpes son más bajos
año a año
en que se trata de llegar a la frontera

no sé cómo salpicar con mi tinta
hasta allí
para que llegue como una caricia
o un abrazo
o quizás un refugio

una piedra que rompa 
esos cristales instalados en medio de campos
que son tan míos
tan de ellos
y de todos

para que los perros
no sean más comparados 
con los tiranos

ambiciosos
con mangueras de petroleo 
instaladas en sus bocas

envueltos en billetes

deberíamos sembrarlos
para que madure
de una vez por todas
nuestra felicidad

1 comentario:

Caro - (Avelibre) dijo...

...no sé cómo salpicar con mi tinta
hasta allí
para que llegue como una caricia
o un abrazo
o quizás un refugio...

Me uniría sin duda a su lucha si pudieramos acoplar nuestras plumas.
Tanta injusticia no puede sobrevivir.

Un placer, como siempre,

Caro

PD: Le extiendo una invitación a TusTextos. Seguramente allí encontrará muchos poetas que le admiran.
Saludos.