domingo, 10 de septiembre de 2017

acunado

amor          que has venido a acunarme los manjares
las bestias acorraladas en mi pasado
esas hojas anchas que recortan las palmas de crear mañanas

ahora se me espantan          los tiernos albatros
que volaban a través de mis ojos
mientras claudico con las abejas libando
la miel de tu ternura

esa voz afrancesada que cabalga en la cruz de la serenidad
sobre el anca inquieta del quehacer

allí     es donde se mecen los abrepuños que amansa tu vientre
sitio donde encuentro el dormidero                
ese lecho de piel y palabras
en que acontece el alivio      tras enfrentar lo cotidiano

tu calma    deja caer esperanzas           sobre el asfalto dormido
intruso entre los seres amadores          donde la lluvia se desorienta

traéme las ramas de tus pestañas
el jazmín de tu lengua       que genera agua detrás de mis mejillas

no te corras de mi hombro    esa desvencijada bisagra del sustento
que no socorre la verdad

resisto          si tus días me golpean la reacción
y te llevo entre millones de poros descarados
ante las paredes del oxígeno
que alientan mi existir

sábado, 9 de septiembre de 2017

alambrador

                                                                                                           a mi abuelo Pepe

hoy que dormís entre las piedras que han tallado tu barreta
y los hilos de agua que circundan tu rostro
camina mi nostalgia sobre los alambres

el polvo de esos tiempos entibia los pétalos de mi corazón
como un tránsito hasta tus días
en que fuimos indómitos apenas        durante el tranqueo
que mide una distancia

pequeños intervalos de felicidad       que aún sujetan
inicios de mi adolescencia
hoy adolezco de tu enseñanza               de tus manos bruscas
y caricias pequeñas

pienso                 en los azahares que habrán sostenido tu espalda
durmiendo a la intemperie             como bendecido por el alba
y la escarcha dura de nuestro pueblo

cuánto habrá intentado besarte la tierra
bañándose en tus manos prósperas

inquietas           resolana y ventisca que resecaron tus cueros
aspereza invasora de la experiencia              que deja ejemplos
por donde caminás

esos rectángulos y esquineros                  y líneas de guitarrones
emulando al horizonte                              sostienen
tu digna labor
desde la tierra hacia la eternidad  

mano de obra

extiende las alas        en el momento en que sangran flores
desde una semilla triste                 hay en su piel
impurezas con olor a tiempo

andamio que alarga tus piernas            para construir la esperanza
la huelga amorosa que han plantado los hombres
poderosos que alimentan efímeros pasares

la voz clara de tus manos         no silencia ladrillos
ni cal    ni cemento                   que ascienden para imaginar futuros

la radio te vocifera delicias en los inicios del sol
tu bicicleta chirrida las calles             donde las piedras repican las caricias
nuevas del día

cuchara y balde           como espoleta al mundo venidero
donde pasos vírgenes               colmarán la existencia
esa manera irrefrenable de seguir

así                      no nos detendrán los hijos de la muerte
un corazón no se mata solo            si los valores lo toman por las manos  

aquí hay redención         no rendición
no se estanca el porvenir

la mano de obra                               es la sangre del amor              

martes, 29 de agosto de 2017

depredadora

rodar por la hierba       acéfala      encabritada en los ayeres
de no ser por ese afán       de sentarte sobre la tumba de las palabras
para admirar mi foto         yacente en los despojos de quien fui
cuando comía los pecados de tu aliento

posarías contra las lluvias del mañana?
te sentarías a mirarme la nuca              podrida de esperanzas?

como si nada caminás ante las costuras de mi boca
frente a estos ojos crispados            que un día
tuvieron párpados de tu piel

qué pies se acercarán a los tuyos          como perros regalones
si un día se unieron nuestras mitades       soñando el porvenir
esa expectativa trunca                 devenida en poseso

seguramente                 estarás fotografiando hojas caracoles y lagunas
con la cara del amor                
con el sufrimiento colgado de los hombros

espero              que la sombra de la cobardía
no se coma nuestra memoria  

martes, 8 de agosto de 2017

mariposa

este      que te cercena el cuerpo con el rabillo del ojo
y la pasión en una mano             como quien sostiene la cabeza descarnada del amor

aquí      penitente       aguardando tus refugios
mientras se extrae      uno a uno sus huesos          en ofrenda a tu caudal

esa húmeda poción de futuro                 que cabalga sobre un caballo de sangre
y erradica todo desdén

me silencia los pasos                        las historias olvidadas
en un confín de preguntas y deseos            arropados

ingresa por mi camino más abrupto     dejándome
las dos mitades a la intemperie
desconozco los hábitos que vas a imponerle a este cuero ruidoso
que pasea las estaciones      ilusionado

hasta que rompa la ninfa  y se desprenda
la mariposa de tu voz

miércoles, 2 de agosto de 2017

bajo la arena

mirando ésta soledad                como nuevo hábitat
en el que enloquezco                pereciendo ante mi vida
ese pajar desagujado      
                            que se atraganta de todos los recuerdos

buscando lo que perdí entre las vísceras putrefactas
de esa aglomeración de seres descerebrados
indómitos lectores de mensajes huecos

dónde buscaré tus manos constructivas
tus piernas amadoras             la piel tornasolada
que sanaba mi cuerpo            los días de la risa

desmesurada impotencia         que arroja mis pasos vagabundos
pisando los frutos dormidos        hacia todos los desencuentros

así
me escabullo debajo de la arena
como una almeja desdichada


martes, 18 de julio de 2017

Dagoberto Luis

                                                                                                 a mi tío



haciéndole frente al respeto               irrigado
plantó su vida frente a todos
desde niño de labor a sutil caminero

se empozaba en la ternura            la agrura
que los demás dejaban de su puerta hacia afuera

cuando mi corazón tenía apenas tres centímetros
los días me jugaban en el estanque de su hábitat
adormecido ante el molino musical
tan solo para oídos de infancia

él          con las plateaditas          sus anécdotas
y su camioneta como marca en el pecho
y la crianza de los hijos
el Usted anulando el voseo

que lo sorprendía entre la leña
o el alambre ajeno o propio     que cultivó
los límites

el ir y venir hacia mi                      cuando la necesidad estaba preñada
en el peso de los brotes
que conmocionaron la experiencia

más tarde los pasos lentos                       la insistencia al trabajo
a ser      a cualquier valor
así lo acosó el existir

hasta acoger a la puta de la muerte
absorta              regular endemia
que todo lleva                   sin tener en cuenta

el aroma de las almas


jueves, 13 de julio de 2017

mintiéndome

me clavo en la frente            los escalones que gasté
para subir hasta tu pecho             donde los golpes de sangre
ardían los momentos    

la vida te expulsó de mi          con caballos calientes
que hoy                me jadean la nostalgia

quién iba a querer hallarte para el abandono?
no sentís los parpados inquietos de mi cuerpo?

así se hundió el arrebato del amor
sobre este final infinito           exhalando los recuerdos
suave canto                      que dejás en los por qué

hoy aquí            torturando al olvido
para que accione su palanca
recojo las tristezas en las que descubro
tan solo                  que me miento

martes, 4 de julio de 2017

luz

pensé en abrir la madrugada           dije
como un cabo suelto en mi corazón
y no sentí las primaveras que me avasallaban

comía los futuros        sin indicarme la ceguera
los no caminos            ni los postes que ya no recordaban quien los enterró
pero allí estabas          sostenida en tu muñecas
como los tirones de una madre           guardiana del amor

en un boulevard de abrazos      me hinqué al sentido
a tus brotes de silencio y miradas constantes
en esos instantes en que algo nos derrumbó la puerta
para encallarnos                  frente a frente

cuando los ceños se juntaron                    una tibieza se unió a la otra
un beso a otro beso        los pasos acumulados
hasta quedarnos sin reacción            o reaccionando

y el pelo y los ganglios                los abismos y el espacio
la cordura y la verdad                    los apegos y el adiós

corrimos contra la realidad           que abre las cabezas
pero cierra los pechos              las energúmenas consecuencias
el inconsciente

nos derramaron un mundo de dos
entonces                     inquietos
nos dimos a luz

sábado, 24 de junio de 2017

me encanto

cuando soy con vos            a tu lado izquierdo
mientras observo lejanas mis permanentes derrotas

la perfección me deambula efímera
la adusta         la poco adulta
me cierne las sienes             destaja mi pecho

amojosa éstas glándulas             cuando
mis hormonas aroman la coronilla de tu alma

todavía me silencian tus labios
todavía aunque no hayas vuelto

te pecho la celosía         en la ventana primaveral
tu florecido centro             mi negación            mi socorro
mientras me vuelvo miel               en la gayola de los placeres

elucubro la antítesis                que puebla tu pueblo desnudo
eufórico                  bi-lingües                 nuestros besos

un día me clavaré tu vida en el ceño
hasta volverme consciente             y pudoroso
un día reclamaré tu concupiscencia
para que jamás me abandone