sábado, 17 de febrero de 2018

fumigados

madre tímida ignoraba
antes de ponerles las alas encima
lechosa hasta el vientre mientras comían el blanco del avión

no comprendía cómo se habían modificado
sus piernas sus caderas esas pieles divididas

lentos le fueron quedando cada uno de los pasos
los vértices de su sacrificio
el pelo ralo que un día fue crespa
parra dulce

propilizó los cuerpos de sus hijos
esterilizando la pureza de sus nacimientos
y comenzó a gritar a comerse corazones odiosos
hasta reivindicar el canto de las mañanas
entre cresta y cresta

para absorber todo el veneno misturado
en las heridas de los suyos
y esculpirlo en la semillas del dinero

para decirles con ternura todo el hielo
toda la muerte sobre sus clavículas

para tomar de la ruta sus dos lados
acumular nieblas rocíos
y disolverlos en la boca de los pobres

No hay comentarios:

germinación

ya se me fue el amor            y ahora es verde cómo el resplandor de la oscuridad daga tremenda que me divide hasta siempre quién le ...