jueves, 11 de enero de 2018

pesar

hoy no puedo               no
habitar las grutas de mi pesar
acompasando las fuerzas de las palabras

esas - a este punto - blancas con labios morados
frío                       que me arranca los costales
la frente                el por detrás

hay palpitaciones debajo de mi ceño
ese duro fruto oseo que
modera sus lamidas una tras otra

clepsidra desaforada             que no admite
una injusticia                        un caudal atroz
un desamor

aquí donde nadie ve                habita un estertor
acunado por los días                un pretencioso irrevocable
que palpa la tangente de la felicidad

algazara trunca                    cabalgadora de la esperanza
aguada                                 casi disuelta en la nostalgia de un quizás

he venido hasta aquí            peleando a diente y empellón
la sordera cauta sobre la indiferencia que me apremia

cuánto tendré que esperar para mi rendición
                                         para mi redención
amparado en los cómo de la necedad
soberbio o humilde               acompañado o solo

elixir espeso            vinagroso en la traquea
apego que no despega
se abroja         sujeta la jeta          dentado
cúmulo que no desafiebra no desafila
ni desafía             presiona      ahoga

se canaliza por las varas de la sangre
a través de telarañas de los músculos
no es roja            mucho menos azul            ni dorada
alada densa gorda hirviente

inunda las papilas            sorbe           sorbe
apela a cada bronca         ronca           se exaspera

ahora me alejo                  no voy a escupir aquí
desgranar             esparcir las partículas amargas
de mis blasfemias


No hay comentarios:

germinación

ya se me fue el amor            y ahora es verde cómo el resplandor de la oscuridad daga tremenda que me divide hasta siempre quién le ...