sábado, 4 de febrero de 2017

últimos asientos

en los últimos cinco asientos del colectivo
sitio exacto en que viaja la poesía              está sentado
con su cabeza masticada por quienes miran para sí
con la cabeza a punto de ser regurgitada
por nuestro maldito instinto y algunos intrusos

sus vestigios oliendo a átomo desatomizado
a opacas sustancias beneficiosas
                                 para aquellos que quieren qué

ni un pequeño futuro se prende de su barbilla casi sin estrenar
y mi imaginación es un perro a campo abierto
un jáculo que quiere revertirlo
darlo vuelta de afuera hacia adentro
regresarle la vista a su corazón ciego
experto en inexactitudes tanto como yo

violentos pasos de la vida sobre su rostro carcomido
tempranamente                    inhumanamente

mente que miente              que se escarcha
en los momentos de preguntarse y
es una piedra a la hora de las respuestas

cuántas partículas de porvenir cabrán en sus manos?
cuántos instantes sobreviven entre sus paréntesis?

quizás los mismos que acaba de utilizar este poema
para dejarme solo

No hay comentarios: