martes, 12 de abril de 2016

navegante

prendido a las amarras de este pesquero
mi horizonte se disuelve infinito
el trabajo va inerme hacia el futuro

las clavículas apuntan al piso frío y herrumbroso
donde el esfuerzo resbala
tengo todo el hemisferio atravesando mi espalda
un asta de bandera rota incrustada a la izquierda

enormes faros se precipitan sobre lo exhausto del día
una boca se abre en mi frente
gritando pensamientos       sacrificios desmayados
a quienes aguardan el regreso

hay una restinga obstruyéndome el paso
pasto marino en las cornisas del agua

en las sienes carcomidas de un navegante
que perece a manos del mar

No hay comentarios: