jueves, 18 de febrero de 2016

resurrección

tomaré tu piel sin alma
en ese día
en que lluevan los miedos

tan cerca de la luz que te deshabita
sin poder obligarla a volver
al lugar en que te hacía sonreír y blasfemar

en es instante
es que quisiera tener a mano
todos los poderes de mi existencia
y con puñales helados
reincorporar tu espíritu
tus delgados pasos en mi lecho

esa astilla envenenada
se pudrirá en mi costado
como el aire de paz que me espabila

los relojes escupirán las horas
manchándonos de pormenores
en la cortina del inconsciente

hasta los perros llorarán
los días pasados

aguardando
que resucite el tiempo

No hay comentarios: