sábado, 23 de enero de 2016

agonizante

me quedé sentado
absorbiendo el aire que acarrea el mar

desde el punto exacto
en que choca el pecho con algún hermano
esos
de " de vez en cuando"

aguardo impaciente
en la puerta de la eternidad
donde me tientan
el sí y el no

inmutable y adornado
inhalo y exhalo
el pulcro sabor

mientras placentera en mi cuello
la vida hurga
con sus labios morados

No hay comentarios: