miércoles, 20 de agosto de 2014

Lejanía


y allá quedó mi pueblo

con la boca gastada
de palabras

eclipsando porvenires

perdura perfumado
con el clima ciclotímico
de siempre

su tierra desgarrada
por el hierro

el viento con su lengua
modera la cabellera dorada
del trigo

y desplomado el sol

la leña es atrapada
por el fuego

la escarcha
se regenera
             sobre la hierba indemne

y yo distante
pecaminoso en el abandono

le abro el pecho
convertido en un arquetipo
del egoísmo

todos mis días
cortándome la piel

con una lágrima

No hay comentarios: