domingo, 29 de septiembre de 2013

Despertando

el sol
remendado

y el mar
acero revuelto

espabilaron
la sociedad imprudente

errónea

los autos escupieron
vapores matinales

y me encontré sentado
en esta capsula del pueblo

retardando mi arribo
al nido de artimañas

pero
arremete la existencia

las siluetas milagrosas

el reír de la infancia
la hegemónica verdad

el amor está armonizando

con xilófonos
de días que vendrán





1 comentario:

Jorge dijo...

buenísimo, Gastón