lunes, 3 de octubre de 2011

Retrocesos





vagaba en los campos de Pringles
mi lugar eterno

y mis pies heridos
sangre liberada
                     a mi tierra

y los abrepuños
que abren los puños
                             más derribadores
en la lana de las ovejas

y la liebre a la carrera
zorros por detrás
en medio un ser sin ser

y el olor de la osamenta

y un paso aliviador
una pastura
una alfalfa al colmenar

y mis manos espinadas
aliento colmado de sal

libertad

y una visión larga
                         muy larga
un Art - decó que detiene una cúpula
no la deja crecer

justicia

y los Tres Picos
rebalsando la pupila dilatada

va a estallar

y el trabajo
sacrificio
grito

del peón
nunca del terrateniente

y sus hijos
la Elvira
el mate

la verdad

ahora camino de noche
mar de luciérnagas
                            como foto del cielo

el búho me calla
una vizcacha canto de resorte
un toro gritando amor

y las vacas velando a su hermana
un padrillo apilando y apilando

enloquecido tropel

y un zángano dando su vida
por la vida
una miel más valiosa que el oro

solo un metal

y mis lágrimas escarchadas

y mi libertad
puño en alto
revolución

y mi mano

rozando el himen del porvenir

3 comentarios:

María Emma dijo...

¡¡¡muy bueno!!!

Pringas dijo...

Gracias Emma por tu comentario, un abrazo grande.

Oscar R. Ruiz dijo...

Las raices hechas poesia. Felicitaciones. Cada oportunidad en que lo releo, me gusta mas