lunes, 1 de marzo de 2010

El Triunfo Del Amor Sobre la Tierra.




Ayer, una suave cortina de lluvia,
delgada y dulce,
sobre esta tierra sedienta;
gentilmente y piadosa, se posó.

Los verdes resaltaron
el pedregullo su color cambió,
el duro cemento, hirviente,
casi vencido, se refrescó.

Infantiles gotas
junto a otras adolescentes,
como kamikaze sin botas,
sobre los techos explotaron.

Eran tan pequeñas
que el césped
en sus brazos las mecía
y la tierra abría bocas
donde ellas se perdían.

Fue tan ínfimo el instante
y tan grande el sudor;
un perfume inexplicable,
invasor, altivo y elegante
de todo se apoderó.

Pensé por un momento
que sobre la tierra,
al fin,
había triunfado el amor.

No hay comentarios: