jueves, 22 de octubre de 2009

La noche en que la danza se convirtió en amor




Va danzando tu cuerpo
acariciando el aire
con un giro sutil
y un salto femenino
y delicado lo enamora.

Vas danzando por el jardín
pisando la tierna hierba
sin dejar huellas
con tu irresistible
suavidad.

Tus pies sublimes
se acercan a las flores
que se enrojecen de rabia
al sentir el perfume invasor
de tu cuerpo a punto de amar.

Danzas por la noche azabache
cubierta de perlas y el reflejo
de tu figura desnuda
dibuja un rostro idiotizado
al hombre de la pluma.

Hasta que logra atraparte
y acariciar la totalidad
de tu piel de oro.

Te enredas con él,
lo abrazas con tus piernas
de cristal,
bajas lentamente tu cuerpo
hasta tocar sus pies
con tus manos
creadoras.

Su intimidad y la tuya
se fusionan formando
un solo ser…

La danza se agita,
se logra con todo
el sentimiento
amplificado.

Mas no es una danza más,
no es un baile repetido.
Es una esperanza de cambio.
Es un puñal a la defensiva.

Es la victoriosa danza
del amor.

3 comentarios:

Biancanunete dijo...

Mi lengua saborea el amor,
cuando la tuya, la mía toca.
Mi mirada se completa,
si con mis ojos cerrados siento tu palpitar.
Mi cuerpo tiembla, cuando lo exploras
y lo liberas de la cobertura de su ropa.

Con tus dedos recorriendo mi piel,
escribes una hermosa palabra,
una excitante y fascinante sensación,
y terminas construyendo el más hermoso verso
cuando entre mis piernas tu rostro se posa.

Lo que nuestros cándidos y sudorosos cuerpos
hacen hoy aquí, es el poema del amor:
Es expresar con acciones el más puro sentimiento.

Mariana dijo...

Es solo un Ojala a gritos!!!!!!!!!!!!

Pringas dijo...

Ojalaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!