viernes, 3 de julio de 2009

Tu...la mar


¿ Cuantos besos cabrán
en la abstracta textura
de tu piel?
¿ Cuantos besos será capaz
de derrochar mi boca casi abierta?

Hoy el mar amaneció
monocromático, arrullándose
en su propio regazo.
A pesar de ser el mismo
que ha recibido atómicos
cachetazos.

Temibles avances del denso
petróleo.
Amenazantes armas y
almas desalmadas.

Y mis besos son como ellos
desalmados, que embaten
contra la inmensidad
de tu piel.

Insisten a cada instante
hasta lograr el tedio
de las florecillas
macoyantes de tu vientre.

Quien fuera el Poseidón
de tu cuerpo para
desatar increíbles tormentas
y gigantes olas
ante cada navegante
que enamoras.

Pero me conformo
con una pequeña ola
que acaricia mi arena
y colma inevitablemente
todo mi ser.

1 comentario:

CAROLINA dijo...

Este poema inspira a amar locamente... .
Felicitaciones!!